"La leche desnatada con grasa vegetal de JSP es pionera en ayudar a bajar el colesterol".

el .

El catedrático de Microbiología y Medicina Preventiva de la ULL, Antonio Sierra, asegura que la primera leche con grasa vegetal que ha conseguido reducir el colesterol LDL o "malo" es la producida por la empresa canaria JSP, como demostró la doctora Dolores Estévez en su tesis doctoral.

El DÍA, S/C de Tenerife.

Un estudio de investigación realizado por la doctora María Dolores Estévez, publicado años después por la prestigiosa revista científica "The journal of Pediatrics", acredita que la leche desnatada con ácidos grasos monoinsaturados que produce la empresa canaria JSP reduce el colesterol LDL o "malo", en contra de lo que anuncia otra marca que asegura comercializar la primera leche con esta cualidad.

Así lo informó a EL DÍA el catedrático de Microbiología y Medicina Preventiva de la Universidad de La Laguna (ULL), Antonio Sierra López, para quien la leche de JSP es "pionera" en la incorporación del ácido oleico, monoinsaturado y presente tanto en el aceite de oliva como en la de girasol rico en oleico.

La afirmación de Sierra López se asemeja a la del catedrático de Ciencias de la Salud de la Universidad de las Palmas de Gran Canaria (ULPG), Pedro Betancor León, quien en una entrevista publicada el pasado domingo en un rotativo grancanario aseguraba que la tesis doctoral de la profesora María Dolores Estévez, de 1994, "demostraba ya que la leche con ácido oleico mejora el perfil del colesterol".

Según afirmó el especialista de la ULL, jefe a su vez del Departamento de Microbiología del Hospital Universitario de Canarias (HUC), "JSP tuvo la inquietud, al hilo del conocimiento científico, de no incorporar cualquier grasa vegetal a la leche sino la rica en ácido oleico, presente en el aceite de oliva y en la de girasol rico en oleico, y que sirvieron al científico español Francisco Grande Covián para demostrar que los ácidos grasos monoinsaturados contribuyen a prevenir la enfermedad isquémica del corazón, a través de modificaciones en el colesterol".

Estas modificaciones consisten en la reducción del colesterol "malo" LDL y la contención o incremento del colesterol "bueno" o HDL, "de tal forma que en la dieta mediterránea se puede ingerir algo más de grasa siempre que predominen los ácidos grasos monoinsaturados", declaró.

Este fue el motivo que impulsó a la empresa canaria a sustituir la grasa de origen animal o saturada de la leche por otras monoinsaturadas, tarea para la que requirió del asesoramiento y colaboración de expertos microbiólogos de las dos universidades.

Los efectos de esta sustitución fueron confirmados por la profesora María Dolores Estévez, de la Facultad de Ciencias Médicas de la Salud de la ULPG, en su tesis doctoral titulada "Los efectos de la modificación de los ácidos grasos en la dieta sobre lípidos y lipoproteínas plasmáticas en la población infantil".

Esta tesis fue el resultado de un ensayo clínico cruzado de 14 meses de duración sobre 102 niños grancanarios de entre uno y trece años, de los que el 80 por ciento tenían entre 5 y 10 años, que en 1998 publicó "The journal of Pediatrics".
Esta tesis puso en evidencia, a través de un ensayo clínico cruzado, que la ingesta de esta leche desnatada con grasa vegetal rica en monoinsaturados que produce JSP contribuye a bajar el nivel de colesterol total y a mantener o aumentar el nivel de colesterol HDL, con lo cual se consigue un efecto beneficioso", declaró Antonio Sierra.

Esta cualidad del producto lácteo viene a aportar importantes beneficios a la población canaria, que arroja la tasa de mortalidad más alta del país en enfermedad isquémica del corazón debido a una serie de factores de riesgo, entre los que el microbiólogo de la ULL apuntó la obesidad y una concentración de colesterol HDL inferior a la media nacional.

Estos defectos son el resultado de "una serie de errores de la dieta canaria, como el exceso de energía que conduce no ya al sobrepeso sino a la obesidad; una menor ingesta de ácidos grasos monoinsaturados, con lo cual se tiene un bajo nivel de colesterol bueno, y otros factores, como menos aporte de vitamina E".

El excesivo consumo de grasas polinsaturadas no sólo representa un factor de riesgo para el padecimiento de enfermedades del corazón sino que, según explicó Sierra López, "se está estudiando mucho su relación con tipos de cánceres".

El estudio científico de la doctora Estévez y su posterior publicación en la revista científica americana ponen de manifiesto que "la leche desnatada de JSP fue pionera en la sustitución de las grasas animales por las vegetales monoinsaturadas".

También con ácido oleico.

No obstante, otra marca de productos alimenticios de origen peninsular ha sacado al mercado una leche con ácidos grasos polinsaturados omega 3 que anuncia como la primera que ha demostrado científicamente que ayuda a reducir el colesterol.

"A nivel científico y sin entrar en aspectos comerciales, es falso que esta sea la única y desde luego no es la primera leche que ayuda a reducir el colesterol", aclaró Antonio Sierra, que añadió que en todo caso esos efectos de la otra leche se deben "más que a los omega 3, que tienen una acción antitrombótica, a que se ha introducido en su composición ácido oleico".

Por otro lado, el cuanto al estudio científico que sustenta los efectos de la segunda leche con omega 3, publicado en la revista "American Nutritions", dijo que "es un ensayo clínico de menor consistencia, de mucha más corta duración y con una muestra de menos personas, en el que se dice que están presente los omega 3 y el ácido oleico". El microbiólogo añade que "por el hecho de resaltar los omega 3 no se debe ocultar el ácido oleico, el que realmente reduce el colesterol malo".