EL DÍA DIGITAL - José Sánchez Rodríguez, El «milagro» de la leche en polvo.

el .

Nacido en Arucas en 1937, José Sánchez Rodríguez presume de haber trabajado, junto al resto de su familia, por y para Canarias. Su padre, José Sánchez Peñate, al que debe el nombre una de las empresas más sólidamente asentadas en Canarias, comenzó su labor como industrial después de haber sido durante años empleado de Nestlé en Gran Canaria.

Un día se decidió a dar el salto de la distribución de productos agroalimentarios a la fabricación de leche en polvo. Desde entonces, JSP no ha dejado de crecer y de invertir en nuevas posibilidades de negocio. Conocida por el gran público por los productos lácteos y cafeteros que fabrica en las dos Islas capitalinas, recientemente ha ampliado sus miras hacia el sector turístico, en el que ya es propietaria de varios hoteles y aparthoteles junto a otros industriales canarios.

«Nuestra historia comienza con las representaciones, mano con mano con Jacinto Lorenzo en Tenerife. Si él conseguía una representación aquí, se la daba a mi padre allá. Y al revés. Luego, como Jacinto Lorenzo se dedicaba más a la construcción y a la industria de puertas metálicas y el sector alimentario no lo tenía en primera línea, decidimos trasladarnos también a Tenerife», recuerda con cierto aire de nostalgia del tiempo en el que la leche el polvo era casi un milagro.

«La leche venía a granel y aquí la envasábamos. De ahí partió todo nuestro desarrollo industrial», explica.

Después vino la licuación de leche, el tostadero de café, la leche infantil, la panadería industrial, las plantas de Celgán, los productos para máquinas expendedoras de café y, últimamente, una línea de distribución en Senegal.

Está convencido de que la riqueza sólo se genera si se saben distribuir las inversiones. De ahí que no le asuste seguir expandiéndose. «Siempre que sea cerca. No me gusta estar demasiado lejos de Canarias», aclara.